La enfermedad periodontal es una infección bacteriana que destruye los tejidos de soporte de los dientes (encía, ligamento periodonto y hueso).

En su versión inicial se presenta como gingivitis, pero cuando ésta no se trata, se conoce comúnmente como piorrea. En nuestra clínica dental contamos con especialistas capaces de tratar estas enfermedades, aunque como recomendamos a todos los pacientes de Sonriamos, lo importante es mantener un perfecto cuidado bucodental, con revisiones dentales por lo menos una vez al año para evitar que cuando se acuda al especialista, el daño sea irreversible.

 

 

La enfermedad periodontal, se produce por una predisposición genética (se hereda la predisposición a desarrollar la enfermedad) o por gérmenes en la boca. Normalmente, es la conjugación de ambos factores.

COTIZA TU TRATAMIENTO

¿Qué síntomas tiene la Piorrea?

Normalmente, sólo se aprecian los síntomas cuando está muy avanzada la enfermedad ya que sangran las encías y se mueven los dientes. Por eso, recomendamos acudir a la consulta del especialista ante cualquier cambio en sus encías, sangrado en el cepillado o cualquier alteración en su cavidad bucal. Adelantándonos así a la enfermedad, podremos conseguir que el tratamiento de piorrea sea más

¿Es la periodontitis contagiosa?

Las bacterias que transmiten la enfermedad, pueden transmitirse de una persona a otra, cuando hay intercambio de fluidos.

¿Qué es la Gingivitis?

Es la primera fase de la infección, cuando sólo afecta a la encía, pero no hay destrucción de hueso. En esta fase la enfermedad todavía puede controlarse, acude a tu clínica dental cuando notes enrojecimiento o sangrado.

La gingivitis es conocida como una forma de enfermedad periodontal, se refiere a la inflamación e infección que destruye los tejidos de soporte de los dientes. Esto puede incluir las encías, los ligamentos periodontales e incluso los alvéolos dentales (hueso alveolar).

La gingivitis se debe a las consecuencias a largo plazo de los depósitos de placa bacteriana en las piezas dentarias. La placa es un material pastoso compuesto de bacterias, moco y residuos de alimentos que suelen acumularse en las partes expuestas de los dientes. También es una causa principal de la aparición de caries dental.

Síntomas

  • Inflamación gingival.

  • Cambio de coloración de rosa a rojo intenso de la encía.

  • Sangrado durante el cepillado.

Si la placa no se elimina, puede convertirse en un depósito duro denominado sarro (o cálculo dental) este queda atrapado en la base del diente. La placa y el sarro irritan e inflaman las encías. Las bacterias y las toxinas que éstas producen hacen que las encías se infecten, se inflamen y se tornen muy sensibles.

Factores que aumentan el riesgo de padecer gingivitis

  • Mala higiene bucal.

  • Embarazo (los cambios hormonales aumentan la sensibilidad de las encías).

  • Diabetes no controlada.

  • Los dientes mal alineados, los bordes ásperos de las obturaciones y la aparatología oral mal colocada o contaminada (como correctores dentales, prótesis, puentes y coronas).

  • El uso de algunos medicamentos tales como bismuto, fenitoína y algunas píldoras anticonceptivas.

Muchas personas tienen cierto grado de gingivitis. Ésta casi siempre suele aparecer durante la pubertad o durante el inicio de la edad adulta, debido a los cambios hormonales. Puede persistir o volver a aparecer con frecuencia, según la salud de sus dientes y encías.

Tratamiento de la gingivitis

  • Mediante una limpieza dental profesional, se procederá a la eliminación del sarro.

  • El dentista deberá asesorar sobre la correcta técnica de cepillado a utilizar, y cuál cepillo dental, pasta o enjuague bucal deberá usar.

  • Por lo general, el cepillo dental a utilizar debe ser de cerdas suaves para evitar lastimar las encías, y los colutorios deben ser sin alcohol, para reducir la irritación.

¿Qué es la Periodontitis o Piorrea?

Se da cuando la infección ha ido avanzando provocando la destrucción ósea y ha perjudicado de forma grave la salud del o los dientes afectados, ya que empieza a perder la unión con el hueso y se sueltan. Esta fase también es conocida como piorrea.

¿Qué consecuencias de la enfermedad periodontal?

  • Se pierde el hueso de la encía.

  • Se suelta y caen los dientes.

  • Puede ocasionar infecciones en el corazón incluso infarto de miocardio.

  • Infecciones musculares.

  • Problemas articulares.

  • Embarazadas: Riesgo de parto prematuro y recién nacidos de bajo peso.

  • Problemas en otros órganos.

¿Cómo se diagnostica?

Desde nuestra clínica dental siempre recomendamos a todos nuestros pacientes cuidar su higiene dental y acudir a la consulta del dentista ante la primera alteración que noten, una vez en la consulta los pasos a seguir son los siguientes:

  • Historia Clínica.

  • Radiografías.

  • Fotografías.

  • Sondaje periodontal.

  • Tratamiento.

Si usted padece la enfermedad periodontal, dado su carga genética, es conveniente que su familia sea evaluada por un especialista.

¿Se pueden tratar la piorrea y la gingivitis?

Sí. Cuando se trata de gingivitis se recupera completamente puesto que en esa fase la enfermedad todavía no ha alcanzado la pieza dental, afecta sólo el tejido blando, es decir, la encía.

Cuando el paciente acude a nuestra clínica con una periodontitis o piorrea conseguimos detener la enfermedad, pero el hueso perdido no se recupera. Por eso es fundamental el diagnóstico precoz y comenzar el tratamiento rápidamente para evitar que se pierdan piezas dentales y realizar un implante dental. Además, el tratamiento para la piorrea NO es doloroso.

¿Cómo se trata la Gingivitis y la Periodontitis?

  • Pulido radicular.

  • Destartraje subgingival.

  • Curetajes.

  • Cirugía periodontal.

  • Antibióticos y antisépticos.

¿Es importante el mantenimiento?

Las revisiones establecidas en el plan de tratamiento son fundamentales para el éxito a largo plazo. El mantenimiento de tu salud bucodental es tan importante como el tratamiento. Por eso una vez más, desde clínica Sonriamos te recomendamos acudir a la consulta del dentista en cuanto note cualquier enrojecimiento o sangrado anómalo o si alguien de su familia ha desarrollado una enfermedad de este tipo, además de los controles periódicos.

OTROS TRATAMIENTOS